• No pongas cosas pesadas encima de tu lavadora ni tampoco te subas encima.
  • Siempre y en todo momento examina los bolsillos de tus prendas ya antes de lavarlas y saca todo cuanto haya adentro.
  • No utilices nada, solo limpiador singular para lavadoras y suavizante para ropa. El limpiador para lavar a mano genera demasiada espuma y puede transformarse en un inconveniente.
  • Seca los residuos en la goma adentro de tu lavadora tras cada lavado; extrae y seca el compartimiento para el limpiador y el suavizante. Si no lo haces, se pueden generar hongos adentro. Algunas veces hay que lavar el compartimiento.
  • Descarga la lavadora justo una vez que acabe de lavar. Si la ropa mojada pesada queda ahí demasiado tiempo, se puede dañar el tambor.
  • Si tu lavadora no cuenta con un programa de auto limpieza singular, más o menos una vez por mes debes encender un ciclo de agua caliente añadiendo en el compartimiento de limpiador jugo de limón, vinagre o bien un producto para suprimir sarro.